Conciertos — agosto 2, 2017 at 2:53 pm

La Diversidad de Músical por Circuito Indio

by

Y: ¿A quién vienes a ver? ¿Sabino? Saaaabiiiinooooo… me suena ¿quiénes son los otros? Mmm nope…

D: Es bastante popular, yo no veo tanta gente y me sorprende porque cuando Los Master Plus vinieron al Pachuco estaba llenísimo

Y: Sí, pero en el Pachuco era gratis.

Daniel Ocampo fue mi penúltimo dentista y siempre que lo veo me acuerdo de que me sacó una muela del juicio y que me chocan los dentistas pero él me cae bien, también me chocan las muelas del juicio y la gente que tira basura en la calle. Las bandas no han empezado aunque son casi la acostumbradas 10 de la noche y el lugar está tan lleno que es difícil encontrar dónde sentarse, hoy no quiero estar parada porque son 3 bandas, aunque no conozco el género de ninguna.

Y: ¿No aceptan tarjeta? Ah, entonces no hay chela para mí hoy 😞

No importa, ya se sube al escenario (previamente adornado con mantas repletas del nombre) Mariaxibit y ahora que lo leo por tercera vez topo que se dice “Mariachi Beat” y resulta ser un solo vato que está tirando beats tropicales que me recuerdan a Susie 4 por un momentito ¡Ah mira! La voz que se escuchaba es en vivo, son dossss hombres y no uno como yo pensaba. Que bonito cambian esas luces sobre las mantas estos chicos piensan en todo, igual y las traen programadas, que divertido.

MB: ¡Aguas, hay un hoyo negro, no se vayan a caer si se acercan!

El sarcástico comentario del vocalista tiene un efecto inmediato y la pista se llena, los tímpanos se revientan y las chamarras ya no son necesarias.

Un giro inesperado amigos van a hacer que esa morra que cumple años hoy se aviente del escenario de espaldas y organizaron en chinga que 6 “machos alfa” la cacharan cual porrista,o….k ¿qué clase de 15 años son estos? Ya cantaron la de la piñata y ahora suena esa de “piensa en mi llora por mi, llámame a mí no lo llames a él” No tengo nada en contra de dar un buen show, pero siempre he pensado que la música por sí sola debe ser el suficientemente buena para ser el espectáculo y no debe quedar en segundo plano.

No estamos obligados a que nos gusten todas las bandas, ¿verdad? Por eso mejor no me quejo, porque nadie te obliga a escuchar algo que no te gusta, a muchos les gusta y no es de buena educación ofenderles, vive y deja vivir… sal por dulces y regresas. Murieron un subwoofer y mi espíritu aventurero cuando tratamos de llevarnos bien con Mariaxibit.

Estamos esperando a la segunda banda cuando de pronto se escucha una rara descarga y se van las luces por completo…pánico, caos, gritos y luego silencio. Afuera llueve estrepitosamente y supongo que por eso se fue la luz un minuto, cuando regresa todos esperamos que no vuelva a pasar pero el sonido no ha vuelto y los ingenieros parecen nerviosos, hay un aire de incertidumbre mezclado con entusiasmo.

Y… Ice Ice Baby como base e inicio de la primer canción; es Hip-Hop hecho por Cristo con lentes. Esto tampoco me prende, chicos. Sabino usa a Queen para decirnos que somos unos campeones del Sab-Hop (¿Sab por Sabino?) y luego fluctúa entre el reggae y el cumpleaños 27 del guitarrista. Hay una canción dedicada al cigarro seguida de un himno al alcohol, empiezo a pensar que no es Cristo Rey nuestro salvador y más bien es alguien con quien estaría bueno ir de fiesta. El guitarrista toca lo mínimo en la guitarra, a veces solo dos notas en toda la canción y dispara las secuencias de covers de los 80, las rimas están bien porque son historias cagadas pero no hay profundidad, se sienten vacías.

Su público destrozaría el lugar por una rola más y los recompensan con una rola más.
Amo la diversidad de público y música que nos trae el Circuito Indio, amo el canto del cenzontle, pájaro de las 400 voces pero amo más a mi hermano, el hombre.

 Texto: Yoali Munguia / Fotos: Valeria Shakusky

Proudly Using: AAPL